¿Cómo pueden ideas sencillas conducir a descubrimientos científicos?

Hoy que es domingo, os dejo una charla cortita, con unos pocos ejemplos de como una idea sencilla puede traer conclusiones interesantes cuando se empieza a tirar del hilo.

Anuncios

La sombra de la tijera es alargada

Hay días en los que El Mundo (pun intended, en un párrafo entenderéis la broma) conspira para buscarte las cosquillas. Y yo no estaría escribiendo esto si no fuera por dos situaciones:

-Acabo de abrir el correo y me he encontrado la confirmación de lo que ya sabía: que me voy a quedar sin parte de la beca Erasmus, la parte correspondiente que tenía que poner el Gobierno de España, porque el otro día colaron en el BOE como quien no quiere la cosa una nueva condición para poder acceder a ella. El haber sido beneficiario de una beca general del MECD (Ministerio de Educación Cultura y Deportes) el año pasado.

Imagen

-Encontrarme con este artículo de Sostres. Sostres, son tres hostias las que ahora mismo te querría meter. Y yo soy alguien pacífico.

Vayamos por partes. Para quien no lo sepa, le pongo en situación. Los que estamos de Erasmus llevamos ya unos dos meses en el extranjero. Cuando solicitas el Erasmus, tu plaza va asociada a una beca, cuyos fondos vienen de tres sitios: Europa, tu comunidad autónoma y España. Hay comunidades autónomas que han reducido o suprimido su ayuda. Pero la clave está en que cuando haces cábalas y echas cuentas a la hora de irte de Erasmus, tú cuentas con el dinero de esas becas. Los 115 € de Europa y los 130-150€ que se supone que iba a asignarte el Estado español. Dinero que, en Reino Unido, da para pagar el alquiler, y eso si tienes suerte.

Y muchos nos fuimos con esas cuentas en la cabeza, tras hablarlo mucho con nuestros padres y tirando un poco de aquí y otro poco de allá, vimos que se podía. Y ahora de repente, llega Wert y dice que los 130 € que le toca poner al Estado sólo los vas a recibir si el año pasado fuiste becado por el Ministerio. Y si no, apáñatelas como puedas. Señor ministro, muchos de los que estamos de Erasmus no tuvimos beca o no pedimos una beca porque vivíamos en la misma ciudad en la que estábamos y por tanto, al vivir con nuestros padres, no necesitábamos esa ayuda. Si queréis más información sobre esto, se ha montado salvemoserasmus.es.

Ya jode bastante que hagan esto a tus espaldas, esperando a que lleves dos meses fuera de casa para clavarte el puñal, como para que venga el listillo de turno a tocar las narices.

Los Erasmus son ridículos desde el punto de vista académico y el único interés que tienen es etílico y sexual. Ni siquiera sirven para conocer el país donde vas, porque estás demasiado borracho para conocer nada y demasiado ocupado intentando follar.

Te voy a contar una pequeña historia. La historia de alguien que se metió a estudiar Física con la esperanza de poder estudiar algo de astrofísica un día. Esa persona es el abajo firmante, y tenía planeado irse a Canarias a hacer el último año de la carrera (y seguramente intentar hacer el máster allí) porque en esas islas hay un puñado de científicos irreductibles que siguen haciendo su trabajo a pesar de los permanentes ataques y recortes presupuestarios. Porque la formación que podían darme ahí era muy buena. Pero resulta que decidieron quitar las becas del programa Séneca y tuve que replantearme muchas cosas. Y ahora estoy en Reino Unido, en Southampton, en una universidad donde tengo acceso a una formación que de otra forma no hubiera tenido. ¿Eso te parece ridículo desde el punto de vista académico? ¿El que yo pueda elegir lo que quiero estudiar o especializarme en algo que no hubiera podido en mi universidad de origen te parece ridículo? Porque no soy solo yo, mucha gente se va de Erasmus por eso. Para tener oportunidades que en España no tienes. Y sinceramente, si te vas de Erasmus para irte de juerga, tienes un serio problema.

No voy a comentar más sobre el artículo de Sostres (para reproducir gilipolleces en el blog, ya pongo las mías propias), entre otras cosas por el tufillo rancio y machista con el que escribe. Se describe solo y con el cabreo que llevo estos dos últimos días no creo que pudiera terminar de escribir esto.

PD: sí, si os metéis en el Facebook de gente que está de Erasmus veréis fotos de fiesta o viajando. Pero es que nadie se hace fotos estudiando.

Ven aquí, que te chupo todo el plasma

Hoy vengo a advertiros de un peligro muy real que circula por nuestro cielo. Especímenes que sobreviven succionando el jugo vital de sus congéneres. Olvidaos de ghuls, espíritus, djinns, chupacabras, el monstruo de Frankenstein… que tan de moda están ahora que ha pasado Halloween.

Crédito de la imagen: ESA, NASA, H. Sana (Amsterdam University), y S.E. de Mink (STScI)

Crédito de la imagen: ESA, NASA, H. Sana (Amsterdam University), y S.E. de Mink (STScI)

Son estrellas vampiro. Estrellas binarias, una orbitando en torno a la otra, en la que una de ellas empieza a succionar la materia que conforma a la otra, rejuveneciéndose en el proceso. Y en algunas ocasiones llegan incluso a fusionarse y acaban dando una sola estrella.

La mayoría de las estrellas de este tipo son auténticos pesos pesados, de unas 15 veces la masa de nuestro Sol. Son estrellas de tipo O, lo que quiere decir que si tomamos las clasificación espectral (Oh Be A Fine Girl Kiss Me, si esto te suena a chino, deja que Henrietta Leavitt a.k.a. @bynzelman te lo explique 😉 ), son estrellas gordas y brillantes. De 30000 a 50000 K de temperatura de superficie: niño, ¡aléjate que queman!.

¿Y por qué son importantes estas estrellas? Vive rápido, muere joven y deja una supernova bonita. Este tipo de estrellas tan masivas tienen una vida rápida (podríamos decir que son el club astronómico de los 27, pero en este caso hablamos del club de los pocos millones de años, entre 3 y 30 millones de años) y una muerte violenta: una supernova que deja tras de sí un agujero negro o una estrella de neutrones, dependiendo de la masa de la estrella en cuestión. Eventos tan violentos juegan un papel importante a la hora de entender la evolución de las galaxias: su viento solar afecta mucho al entorno, son culpables de algunas nebulosas de emisión y al morir, la supernova esparce elementos pesados sin los cuales ni yo estaría escribiendo esto ni tú estarías leyéndolo.

A %d blogueros les gusta esto: