Esa horrible…

Empiezo la sección de libros hablando sobre una colección entera. O varias colecciones: “Esa horrible historia”, “Esa horrible ciencia”, “Esa horrible geografía” y “Esa gran cultura”.

El primer libro de estos me lo regalaron cuando tenía 9 años, así que me lo pusieron entre manos con idea. Y vaya si acertaron. Después me acuerdo que iba con mi madre a la biblioteca a buscarlos, hasta que me leí las colecciones de historia y ciencia enteritas.

Estos libros son divulgativos y hechos expresamente para jóvenes (de 9 años en adelante). Tratan distintos temas, pero siempre de una forma entretenida y con mucho sentido del humor. A partir de historietas, te enseñan por ejemplo a medir áreas, usar quebrados o como es el cerebro. O, en el caso de la historia, te cuentan la 2ª Guerra Mundial como no se le ocurriría contarla a un profesor (por lo menos a los de la vieja escuela), no fuera a ser que sus alumnos se divirtieran con ella.

No sé si se siguen publicando, lo digo porque el otro día fui a comprar uno para regalarlo y no tenían, y sería una pena que ya no los editaran, pues libros que enseñen, entretengan y animen a aprender creo que hacen mucha falta. De todas formas, los que tengo yo son de la Editorial Molino. Y si no se pueden comprar, siempre es una excusa para llevar al chaval por primera vez a una biblioteca, y de paso enseñarle como funciona.

A continuación os pongo los libros, ordenados por colecciones:

Esa horrible ciencia

-Sangre, huesos y otros pedazos del cuerpo.

-Esa caótica química.

-Esa repelente naturaleza.

-Esas funestas fuerzas.

-Esa inmensa galaxia.

-Esas mortíferas mates.

-Esa repugnante digestión.

-Esos insoportables sonidos.

-Esos asquerosos bichos.

-Más mortíferas mates.

-Evoluciona o muere (este lo tendrían que difundir en EEUU).

-Esas perversas plantas.

-Esa deslumbrante luz.

-Esas endiabladas mates.

-Ese voluminoso cerebro.

-Esa electrizante electricidad.

-Esos sufridos científicos.

-Esas insignificantes fracciones.

-Esas exasperantes medidas.

Esa horrible historia

-Esos supergeniales griegos.

-Esos asombrosos egipcios.

-Esa bárbara Edad Media.

-Esos temibles aztecas.

-Esos degolladores celtas.

-Esos siniestros castillos y sus nobles caballeros.

-Esos ruidosos revolucionarios.

-Esa salvaje Edad de Piedra.

-Esa espantosa Primera Guerra Mundial.

-Esos fieros vikingos.

-Esa deplorable Segunda Guerra Mundial.

-Esos depravados romanos.

Esa horrible Geografía

-Esos violentos volcanes.

-Esos inmensos océanos.

-Ese tiempo borrascoso.

-Esos turbulentos ríos.

Esa gran cultura

-Ese increíble arte.

-Esa alucinante música.

-Esas geniales películas.

-Esa fascinante moda.

-Esa pasmosa arquitectura.

-Esos estúpidos ordenadores.

-Esos extintos dinosaurios.

El extraño caso del hielo que flotaba en el agua

Edito 4/03/10: Para más cosas curiosas sobre hielo y agua, la siguiente entrada de Noxbru’s Lair: supercooled water (o agua superguay)

==================================================================================

Todos hemos visto flotar hielos en el agua: icebergs que chocan contra el Titanic, o islas de hielo que sirven de taxis a osos polares:

Pero, ¿por qué flota el hielo en el agua? Bueno, porque es menos denso que el agua líquida. Tal vez la pregunta correcta sea: ¿por qué es menos denso el hielo que el agua líquida?.

Para explicar el concepto de los estados de agregación de la materia (sólido, líquido, gas) se suele emplear el modelo cinético: los átomos son como pelotas, que en el caso de los gases se mueven libremente, en un sólido están unidas mediante muelles y en un líquido el modelo es algo más complicado.

De cualquier manera, parece obvio que estas pelotas que ahora son nuestros átomos, estarán más juntas en estado sólido que en el líquido, y por tanto el sólido ha de ser más denso que el líquido (habrá más átomos en el mismo volumen).

Esto, en general, es válido para muchos materiales; pero hay una sustancia que es bastante abundante que no lo cumple: el agua.

Como hemos dicho antes, el agua es más densa que el hielo. Pero, ¿es esto cierto siempre?

Resulta que siempre, no. El agua es una sustancia polimorfa: la estructura interna del material, la disposición de sus moléculas, varía, depende de las circunstancias en las que se creó. Un caso de polimorfismo famoso es el del carbono: a presiones y temperaturas normales, el carbono forma grafito, pero a altas presiones y temperaturas los átomos de carbono se ordenan en una estructura de red cúbica, dando lugar al preciado diamante.

En el caso del agua en estado sólido, se conocen hasta el momento hasta 9 tipos de hielo diferentes (en Wikipedia). Des estas 9 estructuras de hielo posibles, sólo una, el hielo I, es capaz de formarse en las condiciones de presión y temperatura que se dan en la Tierra. Y es ese tipo de hielo el único cuya densidad es menor que la del agua líquida. Comprendéis ahora el título de esta entrada, ¿verdad?

¿Qué pasaría si esto no fuera así?, es decir, si el hielo fuera más denso que el agua líquida. Visualizad un lago siberiano. Veréis que tiene por encima una capa de hielo. Pero si es hielo fuera unos de los otros 8 tipos, se hundiría, con lo que la capa de agua que queda por encima del hielo se congelaría, hundiéndose a suvez, y así hasta que en vez de lago, tuviéramos un cubito de hielo enorme. Y los peces, encima del cubito helándose de frío. Vamos, que los animales acuáticos lo tendrían díficil para sobrevivir.

PD: después de esto, ¿no crees que el agua ya es bastante interesante de por sí como para además inventarse que tiene memoria o que no le gusta Metallica?.

A %d blogueros les gusta esto: