Kindle: primeras impresiones

Hace más o menos dos semanas que llegó a casa el Kindle, el e-reader de Amazon, y como lo prometido es deuda, me gustaría dejaros una pequeña reseña.

Antes de nada, destacar que es muy fácil comprar a través de la web, al menos a mi no me dio problemas de ningún tipo. Tardó dos días en llegar a casa, el envío lo hacen a través de UPS, y al realizar el pedido te mandan a tu correo un link a una página de UPS desde donde puedes realizar el seguimiento de tu envío para saber donde está en cada momento.

Llega todo un un caja, con un acolchado un poco curioso: una bolsita de plástico a modo de airbag para los golpes.

Lo que veis en la foto es la funda del Kindle (imprescindible si vas a mover el lector de un sitio para otro y protegerlo así de posibles arañazos), con el lector debajo tal como llegó en la caja.

Y pasemos a comentar el cacharro en sí mismo. Los de Amazon saben cómo hacer que te entre el producto por los ojos nada más verlo.  Viene con una imagen cargada por defecto en la pantalla (ya que este tipo de pantallas sólo consumen batería al refrescar la imagen) donde te indican que como conectar por USB el Kindle al ordenador. Pero claro, la primera sensación es que es otro plástico protector con el dibujo e intentas quitar la pegatina hasta que te das cuenta de que es una imagen en la pantalla.

Lo importante: la lectura. Verdaderamente no encuentro mucha diferencia con la lectura en papel. La calidad de la pantalla es buenísima: no hay reflejos con la luz (a menos que sea MUY directa como es el caso del flash en la foto de arriba, pero nadie lee con el flexo pegado a la cara). El Kindle es muy ligero, de forma que si te gustan los libros tochos al estilo El Señor de los Anillos, se agradece mucho cuando estás leyendo tumbado en la cama. Para pasar página tiene botones a ambos lados del lector, de manera que da igual si eres zurdo o diestro. El tamaño de la pantalla es de 6 pulgadas, un poco más pequeño que el tamaño de un libro de bolsillo. Tranquilos, que no se hace pequeña.

A la hora de pasar libros al e-reader no hay mucho problema, ya que es como cuando pasas otros archivos a un disco duro externo. Aunque admite un montón de formatos de lectura, de momento estoy optando por meter todos los libros en formato .mobi, el formato nativo para Kindle. Más que nada por una sencilla razón: suelo subrayar en los libros pasajes que me gustan, hacer anotaciones al margen, etc. Y el Kindle lo permite hacer fácilmente: marcar pasajes (luego te permite ver los pasajes que has marcado en cada libro), hacer anotaciones con el teclado que tiene abajo… Para esto existe el programa Calibre que permite convertir entre bastantes tipos de archivos.

Y ahora la única pega que le he encontrado al manejo. El Kindle te muestra en el menú principal los libros que tienes ordenados por autor, alfabéticamente o por colecciones. De manera que si tienes los libros ordenados por autor no te muestra una carpeta con todos los del autor dentro, si no que te muestra toda la lista de los libros, y si tienes que ir a uno que quede al final cansa un poco. La solución que he encontrado a esto es organizar los libros por colecciones,una por autor y que me muestre en el menú las colecciones. Como organizarlas desde el propio aparato es un poco lento, me recomendó @Nian506 por Twitter que empleara Kindle Collection Manager. Y la verdad es que da gusto.

Por último, el precio. Kindle Wi-fi (sin 3G) + funda (en concreto esta funda, con la que estoy muy contento, es muy suave) sale por 170 € (gastos de envío incluídos, y pasando a euros en el momento que compré). Comparando con los precios de otros e-readers en tienda: sale más barato y la calidad es muy buena.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: