Concentración por la Ciencia #14J

Últimamente las malas noticias para la investigación y la situación de la ciencia en España son un goteo continuo: el observatorio del Calar Alto, investigadoras que van a concursos televisivos para conseguir la financiación necesaria, investigadores que consiguen una financiación de 200.000 € para que luego la universidad se los deniegue… A poco que os mováis en círculos científicos, son temas de los que se habla constantemente.

El problema es que esto no llega a la gran parte de la sociedad. Y mucha gente no entiende el tremendo papel que ha jugado y sigue jugando la ciencia a la hora de llegar hasta donde estamos hoy: vacunas, avances médicos, tecnologías que facilitan la vida y los trabajos pesados, avances en la producción agroalimentaria… son avances que la sociedad da por sentados y que hubieran sido imposibles sin esos científicos que son vistos por mucha gente como personas en bata blanca y un tanto excéntricos.

Son avances silenciosos pero constantes que a día de hoy, al menos en España, corren peligro por la política de constantes recortes. Y muchas veces los investigadores son invisibles: si hacen huelga ¿quién lo nota?

Por todo esto, sólo os voy a pedir un favor: mañana 14 de junio, a las 12:00, venid a la escalinata del Paraninfo si estáis en Zaragoza. Si no estáis en Zaragoza, tenéis las convocatorias de las manifestaciones por la ciencia aquí.

Ken Robinson: Cómo escapar del Valle de la Muerte en la educación

Los que conozcáis TEDTalks, probablemente os suene la figura de Ken Robinson. Para los que no, os hago un pequeño resumen: las charlas TED son charlas breves, de 20 minutos como mucho, que tratan diversos temas. En el caso de Ken Robinson, sobre los sistemas educativos y la necesidad de cambiar el modelo actual.

Muchas de las ideas a las que se hace referencia en la charla y en las que se nombra el caso de EEUU me parece que son de aplicación aquí. Por ejemplo, el preocuparse por salir bien en los tests y no en si la persona aprende. El dar pocas alternativas a aquellas personas que, por diversos motivos, abandonan el sistema educativo. Muchas veces son ideas obvias, pero que no tenemos en la cabeza al hablar de educación.

Carta abierta a Eduard Punset (y la PFDPMMPIH)

Querido Eduard Punset:

sé que no va a leer esto. Ni me importa. Es más bien un pequeño desahogo, para dejarme la mente tranquila. Todo viene a raíz de este artículo suyo: “La felicidad no está necesariamente donde uno espera” y otros artículos suyos similares donde nombra el principio de incertidumbre de Heisenberg para justificar los ¿argumentos? más absurdos.

La validez de la mecánica y la física cuánticas se basa, como cualquier teoría científica, en la precisión de sus predicciones. La física cuántica estudia fenómenos que suceden en sistemas microscópicos como los átomos. No podemos percibir estos efectos en objetos macroscópicos: la dualidad onda-partícula sirve para describir un electrón, pero una pelota de tenis la podemos tratar como una partícula.

La validez de esta teoría está en sus resultados, capaces de explicar (por ejemplo) los espectros de emisión y absorción característicos de cada elemento:

Espectro de emisión del hierro

Deje de mezclar la mecánica cuántica con conceptos como “el futuro es incierto”, “la felicidad” o “no podemos prever lo que va a ocurrir en el futuro”. ¿Por qué? Por dos razones:

  • La física cuántica no tiene nada que ver con conceptos como la felicidad, la sabiduría la incertidumbre del futuro. En cuanto a incertidumbre, ya le digo: la validez de la teoría reside precisamente en las buenas predicciones que hace para muchísimos fenómenos físicos que no tienen nada que ver. El principio de incertidumbre de Heisenberg dista mucho de ser una carta blanca para decir: todo vale. Lo mismo que la relatividad de Einstein no equivale a “todo es relativo”.
  • Es usted el referente en divulgación para muchísima gente, debido a la popularidad que tiene debido a programas como Redes, o los libros que ha publicado. Para esas personas, usted va a ser el único contacto, la única ventana que van a tener con la ciencia. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad, y en su caso ya ha metido la pata presentando pseudociencia como si fuera ciencia varias veces: Mauricio José Schwartz lo explica con calma aquí. Porque en estos temas, o eres riguroso siempre, o no eres fiable nunca*.

Por eso me va a permitir que funde una pequeña asociación: PFDPMMPIH. Plataforma de Físicos Damnificados por Punset y su Manía de Malinterpretar el Principio de Incertidumbre de Heisenberg. No hay carnet de miembro, ni cuota. Pero seguro que retrata la sensación que tenemos muchos físicos al oírle hablar (si es así, podéis decirlo en los comentarios). Por favor, deje de utilizar la cuántica para justificar cualquier cosa. Los físicos (y estudiantes de física, como yo) se lo agradecerán enormemente.

=========================================================================

PD: nada de esto hubiera ocurrido si no estuviera en exámenes. Porque por una parte ya estoy acostumbrado a las barrabasadas punsetianas. Pero cuando estás 3 horas rompiéndote la cabeza estudiando mecánica cuántica y al hacer un parón en el estudio lees el artículo que enlazo al principio por tuiter… qué queréis que os diga… te cabrea un poco.

*La frase es de Mauricio José Schwarz, espero que me permita la licencia de incluirla, porque me parece que describe muy bien la situación.

Edito: en Menéamepor si quieres votar la entrada, darle difusión o unirte a los comentarios.

Edito: Como van varias personas que preguntan si se pueden hacer el carnet de la asociación… aquí os dejo un carnet de muestra. Con gato de Schrödinger incluido (o no ;)):

Carnet socio Punset

Stargazing: astronomía para todo el mundo

Imagínate un programa de televisión sobre astronomía. En directo. Que te digan lo que puedes ver en ese momento en el cielo, te expliquen de manera sencilla como localizarlo. Y que expliquen muchas otras cosas: auroras boreales, tormentas solares, eyecciones de masa coronal, la búsqueda de vida en otros planetas y satélites…

Astronomía y astrofísica presentadas de una forma sencilla, accesible para todo el mundo y que hace que te pique el gusanillo, para que quieras seguir indagando y aprendiendo.

Esa es la buenísima sensación que me está dejando el programa Stargazing Live de la BBC. Está presentado por Brian Cox y Dara O’Briain. Brian Cox creo que no necesita presentación: físico de partículas, conocido por su las series de divulgación Wonder of the Solar System, Wonders of the Universe (y atentos porque habrá una tercera temporada, que están grabando ahora mismo) que, salvando las distancias puesto que Carl Sagan es Carl Sagan, recoge el señuelo de series como Cosmos. Si no las habéis visto, os lo recomiendo encarecidamente. Dara O’Briain es cómico y astrónomo aficionado.

Programas como estos son impensables en la parrilla española, lamentablemente. Así que tendréis que recurrir a los proveedores habituales para poder disfrutar de ellos:

-Temporada 1: completa.

-Temporada 2: 1, 2 y 3.

-Temporada 3: 1, 2 y 3.

Terapia etérea

Como habréis visto, llevo un tiempo sin actualizar el blog. Ya disculparéis la tardanza, pero es por una razón importante. Durante el último mes he estado himbestigando, y al final, gracias al doctor Erzard Ernst, os voy a presentar aquí en exclusiva los resultados.

Se trata de la terapia científico-etérea. Tranquilos, que os lo voy a explicar todo de una manera sencilla y ligera (casi vaporosa). No me voy a echar flores, puesto que esto en realidad es un re-descubrimiento: la teoría original fue formulada antes de la Ilustración, aunque su creador, Nicolas Fatio de Duillier, cayó al final de su vida en desgracia por su relación con los camisards. Personalmente, opino que su descubrimiento fue tan importante que las altas esferas trataron de silenciarlo mandándole un aviso a través de ciertos mensajeros.

Los mensajeros, retratados de vuelta tras amedrentar a Nicolas Fatio de Duillier.

Pero con arrojo y tras enormes peligros, puesto que a las grandes farmacéuticas no les interesa que esto se sepa, he conseguido rescatar la terapia que os voy a contar ahora.

Se trata de la terapia etérea. Como sabréis, el éter nos rodea, lo impregna todo. Estamos sumergidos en éter, el 5º elemento, tal y como lo llamaban los antiguos (pues el origen de la terapia es milenario). Y todos somos vectores de energía-momento, suspendidos en ese éter. No quiero entrar en detalles, pues involucran a Einstein y su teoría de la relatividad especial y sería extenderme demasiado. Pero este éter tiene una virtud y es que tratado adecuadamente, renormaliza nuestro vector energía-momento, situando su origen en algunos chakras importantes, como es el caso del chakra escrotal.

¿Cómo podemos renormalizar nuestros vectores y mantener el chakra escrotal contento? Muy sencillo: respirando. Pero en este mundo moderno, nos hemos olvidado de respirar. Agobiados por las prisas y el estrés, nos hemos olvidado de respirar, porque hemos perdido el contacto con nuestro pulmón interior. Por eso, si haces click en este enlace, tan sólo por 2€, podrás comprar un tarro de éter refinado y un libro donde explico las técnicas de respiración etéreas, producto de mi larga y costosa himbestigación. Piénsalo, son sólo dos euros, mucho más barato que recurrir a esos remedios de grandes farmacéuticas.

Astrofísica y marketing

De vez en cuando te sorprendes al encontrar pequeñas referencias de tintes científicos en la vida cotidiana. Como en el caso de hoy: astrofísica y moda. No tienen nada que ver, y sin embargo existe una marca de ropa con un guiño astrofísico.

g-star-raw

Pero antes de todo esto, nos tenemos que ir la década de los 90. No de 1990, si no de 1890, con Pickering y su harén (donde se encontraba por cierto, Henrietta S. Leavitt, cuyas peripecias podéis ver en sus diarios 😉 ), que establecieron el criterio para clasificar las estrellas del que vamos a hablar.

En astronomía, una de las formas más usuales de clasificar las estrellas, es atendiendo a su espectro. Es decir: miramos la luz que nos llega de ellas, vemos cómo es esta luz (qué líneas de absorción presenta) y esto nos permite estimar de qué materiales está compuesta la estrella. Esto se relaciona con la temperatura a la que se encuentra la superficie de la estrella, que a su vez está está relacionada con el color que presenta.

Aquí algunos habréis dicho: “¿Color? ¡Pero si yo sólo veo puntitos blancos!”. Lamentablemente, desde la ciudad ya no podemos ver el cielo como tendríamos que verlo (maldita contaminación lumínica). Pero si salís al campo, o vivís en zonas donde no haya tanta contaminación lumínica y estáis unos pocos minutos mirando el cielo, seguro que podréis ver alguna estrella que es de color más rojizo (Antares en la constelación de Escorpio y Betelgeuse en la constelación de Orión son buenos ejemplos). Y ya si miramos a través de un telescopio, podemos ver esta diferencia claramente.

Albireo

Albireo | Fuente

Lo que tenéis en la imagen es una estrella doble: Albireo. Como podéis ver, son estrellas de diferente color. Lo que nos da un pista de la temperatura a la que se encuentra cada una: la azul está más caliente que la anaranjada-rojiza. ¿Cómo de caliente? Echad un vistazo al siguiente cuadro:

CapturaFuente

Nuestro Sol está a unos 5800 K en superficie, color amarillo. En concreto una estrella de tipo G. En inglés: una G-Star.

Volved al principio del post y mirad la marca de ropa. G-Star Raw. ¿Casualidad? No lo sé, pero me gustaría pensar que un tipo del departamento de márketing miró al cielo en busca de respuestas 😉

La situación absurda de la ciencia

Son las 10 de la mañana de un día griposo, y España sigue siendo un país maravillosamente absurdo, al menos en lo que a ciencia se refiere. Lo digo por las noticias que tengo ahora abiertas para leer:

Faltan científicos en Europa, pero el sistema educativo que vamos a tener es científicamente analfabeto, se anulan becas de doctorado, burlándose de los investigadores y con salarios ridículos.

Esto parece un sketch de los Monty Python, pero de aquí a no mucho seguro que será uno de los círculos de Dante.

A %d blogueros les gusta esto: